Extramares
 Actas
  English
 Poesa
 Castellano
  English
 Ensayos
 Cuentos
 Crnicas
 Entrevistas
 Actividades
 Epistolario
 Perfil
  Biografa
  Bibliografa

[an error occurred while processing this directive]
Castellano
Santa Rosa de Lima, coplas (Cecilia Bustamante)
Equinoccio; Vsperas de San Juan, Mes de Junio (Cecilia Bustamante)
Poemas - Cecilia Bustamante
La poesa de Cecilia Bustamante: lenguaje despojado y de proyeccin simblica (Resonancias. Pau, Fr.)
El perfume de los campos de mi patria (Cecilia Bustamante)
El perfume de los campos de mi patria (C.Bustamante)
Aniversario de Lima (Cecilia Bustamante)
Lima : Aniversario (Cecilia Bustamante)
Centenario de Oquendo de Amat: Cosas de la tribu. Locos a bordo
Poema a Juan Occso, joven profesor/poeta asesinado en Abancay(Cecilia Bustamante)
Castellano

Poesa : Castellano



Leyenda (Poemario, Cecilia Bustamante)


LEYENDA

             Indice

 

Historia Sagrada

Edades

Poema

Dunas

Mes de Junio

               Marina, Terrestre

               Pas de las Maravillas

Retorno

Yarav de mi Tierra

Romance

Cunto de amara

A John Keats

Bodas de Cristal

               Amn

Peso y Medida

Terceras Personas

Atardecer

Geografa

Soliloquio de la chica que  muri anoche

Aquelarre

Camino Real

Utpica

Las razones del contrario

Para el buen entendedor

Contrasea

Cuando vi cazar una zorra

Leyenda

               Modulacin Transitoria

 

___ 

Historia Sagrada

 

 

 

Madre

ests tan plida                        

en campos envanecidos

por brillo de argento.

 

Se aviva la muselina en tu vientre

y sonres lejana

frente al horno en que dorabas el pan.

Me pregunto

                                             cmo Daniel qued impoluto y gentil

                                            y por qu para l los ngeles

                                             s batieron sus alas.

 

!Qu plida ests

mirando la grisura del da!

Debiste salvarte

cuando calcinaba la masa

tu mirada sin sombra.

 

Al verte

quisiera remover las polvorosas brasas

buscar el remanente corazn del fuego -

Obligar a Daniel y sus ngeles

               a que alumbren tu plido rostro.

 

Madre ests tan callada

en campos de argento.

 

                                                                 *

 

 

                                              Edades

 

 

                                             Detrs de mi ventana hay un rbol

en orden y quietud.

Me ofrece el gran fruto

de su encuentro de sol y materia.

Me responde segn la hora

con intrincadas formas

atravesando la memoria

 

Detrs de mi ventana

hay un rbol con frutos en sus ramas

que piensan en su carne dulce y cida

en la manera en que los incuba el sol.

Ennumero sus dones con el baco antiguo

diseo retenido en una laca china,

rub del vaco dejado por los aos

 

Apenas notorias detrs de la ventana

hay dos transparentes rosas amarillas

abiertas y tensas, endurecen sus estambres

desde la copa donde el agua muda

Las sostiene dndome placer.

Estn vivas esfumndose

Contra un pedacito de cielo

Seguras de muerte,

Nos deleitan.

 

                                                                        *

  

 

                                                Poema

 

...el corazn de los amantes debe perecer...

                                                                                                  Hlderlin

 

 

Los metales se oxidan

o los muerden los cidos,

as se deslen los huesos,

la pulpa, carozo, semilla,

acumulando el veneno.

 

Muy al fondo las esencias

se tornan mortales,

Todo alimento penetra

so pretexto de darnos la vida,

suaves venenos noctmbulos,

aguarregia

sobre el ojo dormido

y romntico.

 

Los amantes llevan

una gargantilla mortal.

 

 

                                                                    *

  

 

                                      Mes de Junio

 

El sol persiste

haciendo primaveras.

Horas largas

atraviesan los trpicos,

sus maanas prontamente

abren el prpado del cielo.

En los espacios

la pupila del sol.

 

Das y noches triunfales

del verano.

Nunca como hoy

el da es largo,

la noche nunca

tan corta como hoy.

El sol persiste

con su nombre quieto

en lo antigo del da.

Otras estaciones se oponen -

a lo lejos, reversos,

diferencias.

La tierra se inclina

en el fiel -

la Estrella del Norte,

la estrella de Orion.

 

Qu imaginaria historia

controla su rayo,

qu se inventa en los trpicos de Cncer?

Quin puede negar a la rosa

su reverso de luz?

 

                                                                *

 

 

  

   Marina, Terrestre

                                                                       

                                                                                                ...el mundo era  mo

                                                                                                                                  en l yo reinaba,

                                                                                                                                  por m las abejas

                                                                                                                                  alegres zumbaban

                                                                                                                                  y las golondrinas

                                                                                                                                  batan sus alas... 

                                                                                                                                         LONGFELLOW

 

 

Terrestre y feliz -

regresar por el camino

otra vez

por la superficie frgil,

superficie muerta.

Soterrada

la ignorancia perpetua

desea otra vez

discurrir las llanuras -

pero animales, vboras,

camalen, lagartija, alacrn.

 

 

                                              Voz 2:

Si nunca te agotaras juventud,

si el primer momento como el fin...

Lo mismo diese no entender

La razn primordial.

 

Voz 3:

A la orilla del mar

en la existencia nativa

un hombre flota entre algas,

 

Nadie:

Luces, substancias acumuladas

en su superficie de sal,

las mareas avanzan, descienden,

siempre

el estallido del viento,

cuando las olas resuenan

y se van....

                                                               *

 

 

Dunas

 

                                                                         ...extraccin de la piedra de la locura...

                                                                                                Alejandra Pizarnik

 

 

Pasan las horas

Saludando al pasado,

Desfilan en los libros

Otros hilillos de sangre,

Que se evaporen por fin

Hasta quedar del todo muertos.

Algo

Persiste en el tiempo,

Fluye a causa de la rosa.

 

Es la locura -

O la imagen de un hombre

En la que l desaparece

Esfuminado en la distancia.

 

 

                                                           *

  

  

 

 

Pas de las Maravillas

 

 

La noche oscura

tiene puertas soldadas

y en tu mirada

una helada represa

cuando se agolpa el silencio

en la noche clara.

 

Tus ojos

dos lagos hondos

saciados.

Tu rostro

una flor carnvora

que devora el aire.

 

Rielando en la noche oscura

la voz no se mueve ms -

reina en silencio

Alicia

con el recuerdo apenas

de un cuerpo

que no conoce pas.

 

                                                                *

 

 

 

Retorno

 

 

                                                                                         A Javier Heraud

 

Patria ma -

                                             en tus muros

vive la sombra

de aluviones antigos.

Morada

bajo el golpe discreto

de la brisa.

 

A orillas del Pacfico

las neblinas debilitan.

Mohos grises, el salitre

socavando tus ciudades

en la corriente

leve de la sangre.

 

Despus -

slo el miedo y descontento

incurables.

Y en la piel del aire

viaja un fro

como los recuerdos.

 

II

 

Mi infancia se pierde

por las calles de Lima,

palabra

sobre paisajes virreinales

rematados por el hambre.

Idioma

rebotando, desangrndose

en el frtil dominio

del pasado.

 

III

 

Dura Espaa

Madre Espaa

En mis viejos cuadernos

reverbera

el veneno mayor.

Y en las montaas

los animales ciegos,

los metales

que te colmaron de esplendor.

 

Mi pas

el de pulcros erales,

el de parcelas limpsimas

en sus flancos

slo sangre

y en al aire

slo una espada

una espada en el aire.

 

IV

 

Metal contra metal

vibran el poder y la muerte

y mi pas

desenvaina

una espada en el aire.

 

En el aire

una espada.

 

                                                                 *

                                           Yarav de mi tierra

 

Una cancin,

un aullido que se expande

con atvico murmullo.

Voz humana,

ro que se beber la tierra.

 

Pasa

Y las orillas carcome

en su gran paladar.

 

Un ro avanza

entre farallones

difciles de roer.

Mas el tiempo y las aguas

horadan la piedra:

ella se abre, l la penetra

y se hacen una vena ms

hacia el mar.

 

Cancin

escuchada en la juventud

cambiante, en el sentido

en que cambia

hacia la culminacin del cenit.

 

Por ende

nuestra pasin reinicia

la sorda nostalgia

por metforas, caricias

y la helada inocencia,

el desgarro

de su sencilla verdad.

 

*

 

 

 

Romance

 

 

 

Tarde oscura, tarde oscura,

tan lejana y con gara

paseamos dejando huellas de caracol.

Y no pudimos seguir, n.

Me hubieras querido acaso

al medioda bajo el sol?

La verdad es que ni tan despacio,

ni tan ardiente, queramos ir, n.

 

T en tu ventana, yo en la ma

esperando diversas suertes sin duda,

nos hacamos adis muy cerca

como para poder sentir el signo

tomando forma sobre nos.

Y no fu verdad ni mentira, n.

Yo nunca estuve esa tarde,

ni t me tuviste jams,

ramos muy jvenes y no sabamos de amor.

 

 

 

*

                                         A John Keats

 

 

Desnudo el corazn

solitario

en la noche

su temblor acerca

su embrujo, el temor

por los sueos -

el maligno desencanto

 

se establece

a devorar la esperanza

destino morboso y querido

espinas nocturnas

donde la luz recogi

panorama sin fin

 

nube melanclica del cielo,

majestad

que se acerca

a la cercenada cabeza

de la luna

su fulgor

es de estrella apagada

y sus filos descienden

 

Cuando el corazn reposa.

 

                                                                  *

 

                                             Bodas de cristal

 

 

Es extrao

que te conmueva aos despus -

imgenes en la tarde y las palomas

en la Plaza  Catalua.  Palomas grises

en una tcnica olvidada

es extrao

que sientas as, como si hubiera vivido

yo algo en esos aos pasados.  Nada ms

un fantasma aprisionado por un truco

del disparador.

Es extrao

que me recuerdes.

Aprend de mis hijos

para la compaa humana y difcil,

difcil, incoherente y ms.

Parezco

estirar la mano hacia urbana avecita,

no puedo negar mi echarpe de gasa,

aquel abrigo de Oeschle .  Es ms bien

una tarde de Lima.

 

Cruc

los Portales en la Plaza de Armas.

tena la piel muy suave, vestidito discreto

para el mediocre clima de Lima.  Una boquilla

de marfil que haba comprado en el Barrio Chino.

Recuerdos

inofensivos.  Los inviernos de Lima.

Abrigo poco grueso para el clima de Pittsburgh,

para la nieve de Nueva Inglaterra.

Esas ciudades no son como Lima

ni soy yo

en esa foto que registra la huella

detrs del anteojo, otra en el antebrazo derecho

debajo de la tela gruesa de mi abrigo azul.

Mantena distancia, la lnea recta hacia m.

Viv

Me dices en la calle Londres, tambin en Urgel,

Plaza Calvo Sotelo.  No tuve nada que ver.

No me orientaba, cardinalmente hablando,

no entenda los nombres de ciudades a que fuiste.

Eran poesa.  Las escuchaba con rencor.

Barcelona es

un dormitorio largo,pared cubierta pocortinas nylon,

ropas dobladas, sbanas inmensas, limpios paales

en el agua fra del invierno.  Reducidas presas

para fabricar algn men.

Cansancio,

hemorragias, fiebre, amenaza antigua de la TBC.

Suturas en las manos, manchas que perturban

para siempre el color transparente del pasado.

recuerdo haber dejado el abrigo en la tienda deviejo.

Abandonarlo

para otra ms pobre que yo.  Alli estaban

unas bellotas presas en el frasco sellado,

quietas, clidas, inmviles.  Les dediqu

un poema,

llen de palabras el misterioso espacio

que resguardaba el cristal.

 

                                                                    *

 

Amn

 

Seguridad sin razn

esperando encontrar

nos perdimos

sin exhalar sonido.

Los aros informes del sueo

perturban con su signo

como una mirada

fija a una palabra no dicha

que asoma en la niebla

y nos concede

percibir el latente rescoldo

levantando el puente

para siempre jams.

 

                                                              *

 

 

Terceras personas

 

 

 

Sus perfiles se esfuman

entre el mimbre reseco,

               se acercan, se confunden

en la posibilidad

de ser y lo difcil

de no entenderlo.

El filo peligroso

de sus perfiles

se complementa,

se separa,

ojos oscuros perfectos

en su enigma,

bellos ojos que cantaron

los poetas. !Quin lo sabe!

 

Sus formas son dos mundos

en la penumbra,

ciertas miradas,

sus rostros de costado

en mudez indiferente.

 

                                                        *

  

  

 

                                             Atardecer

 

 

 

El agua pas

arrastr su corriente,

sus anillos

contnuos, arraigados,

sus eslabones de fuego,

de lluvia, de fieras

pasivas flores amarillas

contra la muerte del da

fundindose en eterno poniente,

eterno amanecer.

 

 

                                                                     * 

 

  

 Geografa

 

                  ...no man is an island, entire of itself....

                                                                                                                 a John Donne

 

Cualquier isla logra un nombre

Cualquier

                                                        hombre

                                                       su mujer

tarde o temprano

        secretos

 

              

                                               posibles aventuras

l

                                                             la

 

                                                             m

                                                             a

                                                             r

 

                                                     devuelve

     un rostro

 

 

Cualquier camino se ha cumplido

hagamos la paz.

 

                                                                *

 

 

   

Soliloquio de la chica que muri anoche

 

 

Aburrido del verano, el sol como un demonio

me quiere atrapar.  Yo como un mueble,

comoun can, durmiendo como una gorda Polanchine,

sudorosa y blanca.  Cualquier cosa emborronada

roja de odio y de silencio.  Chillo.

                                             Me responden los vecinos.  Me mandan callarme

y no puedo.  Huyo hacia el parking lot.

De una vez por todas, qu hice?  Aqu no dejo nada

y sultenme les digo y me echo a correr.

Pero al otro lado de la pista

me espera esa mujer en el convertible negro

como en la pelcula de Bergman, un alazn

a la orilla del mar.  Una inocente burguesa

a cien por hora.  Tediosa, desteida, insulsa,

sin sentido.

 

Por culpa de esta imbcil acaban mis aos

y su plcida costumbre anodina, ellos tiemblan

sobre el asfalto entre sirenas que estn aullando

por m.  Desperdicio de da, maana habrn lavado

mis manchas

y el sol endemoniado evaporar la seal.

Ya se olvidan de m.  Para siempre adis.

 

                                                                               *

 

 

  

 

  

Aquelarre

 

 

Detrs de los hechos existe

o cierta delicadeza, orgullo,

o inters, engao, costumbres.

Expresiones de extremada cautela

rozando la esterilidad

con aguzada licencia -

como debe ser.

 

Toda leve idea

              encuentra interferencia,

sinrazn, modo temperamento,

por inocua que sea.

 

Ni temor tengo, ni culpa.

Buscaba unas yerbas mgicas

con qu deshacer entuertos,

poderes difciles,

de alguna manera incorrectos

y de otra manera fantsticos

que con el tiempo lograr descubrir.

 

                                                                   *

 

 

 

  

Camino Real

 

 

El ro avanza

y crece

en las tierras bajas

                                             hasta llegar al pueblo.

Su humedad invade

las sombras y recovecos

del valle.

Abiertos, desnudos,dciles -

Reciben los resplandores del sol.

 

El ro encontr

este espacio insospechado,

murmura, repite sus plidos tintes,

los violentos escarlatas

del atarcedecer.

El sol conflagra todo -

Tiempos, das,

Innumerables cosas, diminutas

en el viento

y flexibles presas de su llama.

 

Nada nos adorna ni encadena -

slo la revelacin ,

el camino

eterno, lejano,

Camino Real.

 

 

                                                                 *

  

 

  

 

Utpica

                                                                                         A Flora Tristn

 

 

Beber limonada

en la ciudad naciente

por ciento cuarentaicuatro aos

ir en bicicleta

por el falansterio sin fin.

Soplar el plen amarillo,

los estambres, alargar la fiesta,

la llama, una mirada.

 

La rosa siempre esquiva

flotando en la memoria,

cae al centro de la vida.

 

                                                                *

 
 

   Para el buen entendedor

                                                                                                     al Arcipreste

 

 

 

Queriendo servir vino

cre me caera al pozo

mas en verdad ste busca

del agua la vena.

 

Quera decantar

sin poso

y para ello debo ir

con quietud trasegando

entre luces amatistas - 

trashumando, trashumando

del invierno a las dehesas

como si fuese el bon vino

con amor a decantar.

 

 

                                                           *

  

 

 

                                           Modulacin Transitoria

 

La luz transita

con silencio propio

estrellndose en las cosas,

pan de oro, los cristales,

emblema fijo

que nos habla y despierta

a compartir la laxitud

y violencia del tiempo.

 

La gama del da

atraviesa la rosa

perfectamente bella

en su espacio relativo y discreto.

Vrtigo es el dinmico vaco

que aviva la existencia,

incitndonos a recuperar

la interior materia.

Queda la rosa serena

como un ojo de nio.

Una puerta que da al espacio infinito.

Modulando una forma que nada destruya.

Ella es distintamente clara,

como un corazn en la nada

pulsando la existencia.

 

Liberando imgenes

que atisban la memoria -

alguien a quien dejamos partir,

nuestro pie tambin en el estribo.

Los perfiles estrujantes

de un arbol que abre sus alas,

sus venas tramontando

verdes, amarillos,

sepias, tierras quemadas,

ultramares, magentas.....

                                                                        * 


 

                                           Cunto te amara...

 

                                            ( a Emilia y su madre que vivan en el pueblo de Huariaca, Per)

                                                          Mara, Mara...cuanto te am, cuanto te amara! Jorge Issacs

 

 

 

 

La mujer, la viuda, la que no tena marido,

vive con su hija cerca del panten.

 

Levemente almidonadas, suaves rosas

de rizos retintos saturados de nogal.

Modosas, algo infantiles soportan

la luz cenital

al centro de su casa,

luego salen por el difuso zagn.

Chispeantes y acharoladas

a la Fiesta de San Juan.

 

- Madrecita, lucero del alba, lucerito...

responda al saludar.  - Quieres llevarla

a la Plaza, a la Fiesta de San Juan?

Nia de sombras tiernas,

nia de helado color,

Salidas de una novela sentimental.

Olan a limoneros antigos

Sobre la alberca

tornasolada

de aquella hacienda colombiana.

mariposas muertas, Mara,

flotantes

azahares.

 

Nadie espera, lucerito del alba.

La hija de la viuda hierbaluisa y cedrn

                                             su madre se hace de papel crep.

Estrellas, das de vacaciones.

Historia de una joven

asediada por la nada.

Madrecita, olvido que no nos deja.

 

Seora, aunque la vista de negro

y con medias de seda,

Tiene la piel palpitante

Y usted, con sus manitas perfectas

Es una mujer sin marido que huele

A puro miedo y amor.

*

 

 

    

                                                            Contrasea

            Visita de Amanda Berenguer

 

 

 

Amigos poetas dijeron:   Mi pas ya no existe...

y pasaron de la mano y de viaje

llenos de miedo por haber hablado en demasa.

Dijeron adis in extremis, en la frontera

iniciaron el regreso entre rimas de Bcquer.

Tena ella ojos de frutos dormidos.

El pareca un espaol romntico y duro.

 

A lo lejos brillaban

la lava desbordante, ros de sangre,

calcinando los campos.

Cenizas, cenizas,

mortaja que incinera y castiga

el hecho de que la patria ya no exista.

 

La patria es un verbo en todos los tiempos

y modos.

A veces

los poetas nos sentimos tristes y decimos

palabras

pero siempre volvemos en busca del nombre

invocado, adivinado al infinito,

muriente, naciente como la  patria ma.

 

Digo, es un decir, dijo el poeta -

la patria puede estar herida, desangrarse,

cuerpos, cuerpos, caer como nieve con sangre

en la escena esttica del hambre.

Guernica como un estallido blanco,

en su extensin nos recuerda

el largo presente del tiempo.

                                                                  *

 

 

 

    Cuando v cazar una zorra en la Quinta Blanca

                                      (En Castilla, Piura, cuando nia y para el Chino Juan Velasco)

                                             Entre el ocre del camino y del otoo

                                    daba la vuelta al arbol de tamarin

                                   que solt sus vainas ya a punto

en el clima dorado.

 

La zorra es un juguete del campo

pero la carabina movi su gatillo

y el humo viaja diminuto y maduro

otro fruto de la nada, gratuito

persiguiendo a la inocente zorra.

 

Sus patas delanteras se doblan

antes de dar una vuelta violenta en el aire

para quedar inmvil con el vientre afuera.

Corro, corro, detrs de la bala

y de su desaparecido vuelo.  Pareca

el batir de alas de un insecto invisible.

 

Si fuese ilusin, si fuese un remolino en el aire

una minscula tormenta...he perdido su huella.

Tiene un boquete en el vientre, sangra

la audaz ladrona sin saber que ha robado.

Sangra su sangre mojando su piel de cinabrio

y la tierra es ms tierna, ms suave, ms polvo.

 

All donde en su vientre desnudo,

Asoman con desproteccin sus tetillas -

apagndose

de acuerdo a la noche,

sumndose a los xidos, al azufre y al mercurio.

Joya sublimndose en el cristal de la muerte.

 

                                                                          *

 

 

                                                          Leyenda

 

                                                                                    A Juan Ramn Jimnez

 

 

Desnuda rosa subrepticia

guarda silencio

secreto entre los dioses.

Con su quietud agota

la copa del da.

 

Tiamos sus espinas

de sangre.  Que nos hiera.

Quebremos la rosa escondida,

libre en algn corazn.

 

Silencio.

Es el dios del silencio.

La rosa es silencio,

siempre ser

la nica rosa.

Ella misma ser el fuego

siempre

en la memoria.

 

Los dioses compasivos

nos persiguen con sus flechas.

Amor -

acaso ya en eterno silencio.

 

Quin es

el guardin de la rosa?

 

                                                                *

 

  

Leyenda 24pp. 1983

 

 






Subir
Referencia
.  "Leyenda (Poemario, Cecilia Bustamante) ."  Extramares.  Ed.  Cecilia Bustamante.  Austin: Editorial Poetas Antiimperialistas de América.  26 de Agosto de 2005.
 <  >
© Derechos Reservados