Extramares
 Actas
  English
 Poesa
  Castellano
  English
 Ensayos
 Cuentos
 Crnicas
 Entrevistas
 Actividades
 Epistolario
 Perfil
  Biografa
  Bibliografa

[an error occurred while processing this directive]
Ensayos
Para comprender la explotacin contempornea (x John Cameron)
Eichmann en Jerusaln. Un estudio sobre la banalidad del mal. x Hannah Arendt
El poder y corrupcin en el Per (x Ivan Salas Rodriguez)
El erotismo en los cuentos de Azul... de Rubn Daro (x Pablo Patio Kram juanpablopk@yahoo.com.mx))
Las bases democrticas del cambio - (x Cecilia Bustamante)
Los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos (Oscar Ugarteche
Medios, Comunicacin - El cuarto poder y la agenda poltica (Cecilia Bustamante)
Mxico - Recordando a Vasconcelos: La raza csmica. Misin de la raza iberoamericana
La conciencia socio-poltica de las minoras (x Cecilia Bustamante)
En busca del Consenso (Cecilia Bustamante, Red Voltaire)
Ensayos

Ensayos



Eichmann en Jerusaln. Un estudio sobre la banalidad del mal. x Hannah Arendt


Mapa del sitio Portada Redacción Colabora Enlaces Buscador Correo
La insignia


La buena sociedad


Hannah Arendt
(Alemania, 1906 - EE.UU, 1975)

De «Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal».


Eichmann, a diferencia de otros individuos del movimiento nazi, siempre tuvo un inmenso respeto hacia la "buena sociedad"; y los buenos modales de que hacía gala ante los funcionarios judíos de habla alemana eran, en gran medida, el resultado de reconocer que trataba con gente socialmente superior a él. Eichmann no era, ni mucho menos, como un testigo le motejó, un Landsknechtnatur, un mercenario, que quería huir a regiones en las que no se observaran los diez mandamientos y en las que un hombre pudiera hacer lo que quisiera. Hasta el último instante, Eichmann creyó fervientemente en el éxito, el criterio que mejor le servía para determinar lo que era la "buena sociedad".

Características de Eichmann fueron sus últimas palabras acerca de Hitler, a quien Eichmann y su camarada Sassen decidieron "dar poca importancia" en su relato. Eichmann dijo que Hitler "quizás estuviera totalmente equivocado, pero una cosa hay que no se le puede negar: fue un hombre capaz de elevarse desde cabo del ejército alemán a Führer de un pueblo de ochenta millones de individuos ... Para mí, el éxito alcanzado por Hitler era razón suficiente para obedecerle".

La conciencia de Eichmann quedó tranquilizada cuando vio el celo y el entusiasmo que la "buena sociedad" ponía en reaccionar tal como él reaccionaba. No tuvo Eichmann ninguna necesidad de "cerrar sus oídos a la voz de la conciencia", tal como se dijo en el juicio; no, no tuvo tal necesidad debido, no a que no tuviera conciencia, sino a que la conciencia hablaba con voz respetable, con la voz de la respetable sociedad que le rodeaba.



Portada | Iberoamérica | Internacional | Derechos Humanos | Cultura | Ecología | Economía | Sociedad Ciencia y tecnología | Diálogos | Especiales | Álbum | Cartas | Directorio | Redacción | Proyecto





Subir
Referencia
.  "Eichmann en Jerusaln. Un estudio sobre la banalidad del mal. x Hannah Arendt."  Extramares.  Ed.  Cecilia Bustamante.  Austin: Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   3 de Agosto de 2006.
 <  >
© Derechos Reservados