Extramares
 Actas
  English
 Poesa
  Castellano
  English
 Ensayos
 Cuentos
 Crnicas
 Entrevistas
 Actividades
 Epistolario
 Perfil
  Biografa
  Bibliografa

[an error occurred while processing this directive]
Crnicas
La Escalada Nuclear -2005/2006 - Referencias (I) (x Cecilia Bustamante)
Univ. San Martin de Porres rescata en numero monografico, obra de Cecilia Bustamante
Corazones nobles olvidados? Organizacion de los Trabajadores: Flora Tristn: L'Union Ouvriere, Paris, 1843 (Cecilia Bustamante)
Pagina Digital. Argentina/ Hoy como ayer (Cecilia Bustamante)
El control del petrleo de Oriente Medio (Cecilia Bustamante)
Regionalismo e Integracin .Participacin Ciudadana y Desarrollo Sustentable. (Cecilia Bustamante)
Anlisis poltico - Una tica social (Cecilia Bustamante)
Opinin - Antiterrorismo y sus armas legales : 'Testigo material' (Cecilia Bustamante)
En busca del Consenso (Cecilia Bustamante)
Democracia no es solo una Praxis (x Cecilia Bustamante)
Crnicas

Crnicas



Pagina Digital. Argentina/ Hoy como ayer (Cecilia Bustamante)
Cecilia Bustamante

Hoy como ayer, Cecilia Bustamante. - 25/11/05



Hoy como ayer

Cecilia Bustamante

"la gratitud es la memoria del corazón "

Una fotografía del día de la graduación...está en alguno de mis albums, pero no la puedo encontrar, recurro a la "memoria del corazón", donde permanecen las imágenes de la vida que soñamos vivir y también las otras de lo que en realidad llegamos a vivir. Para una mujer, para un escritor, y mucho más para un poeta, ambas realidades se permean una a la otra en un mundo imaginado. Habrá para ustedes también el momento en que recorran mentalmente y con el corazón lleno de nostalgia, la promesa que cada una encerró y que ya no más inmaduras o desorientadas, apreciaremos nuestras verdaderas posibilidades y lo que nos rodeó y moldeó para su consecución - verán definidas como hoy yo misma las veo, aquellas otras almas que nos fueron diseñando para el resto de la vida.

Después de medio siglo de haber comenzado aquella búsqueda, las adolescentes de 1947, Promoción Julio C. Tello, han encontrado todas su respuesta. Algunas de ellas ya no están con nosotros, pero las recordamos como prueba de nuestra propia juventud y de que el afecto nos enlazó definitivamente. El pasado y el presente, adquirieron ya significado y correspodencia conforme avanzó el tiempo y sentimos la presencia de nuestra maestras sembrando en nosotras el amor y respeto al conocimiento, en estas aulas donde la educación peruana vivió una época de avanzada bajo la dirección de Esther Festino de Ramos Ocampo, quien introdujo en el país y en el continente junto con dos educadoras chilenas, el método Montessori, la escuela activa. Un método de enseñanza que daba espacio a la iniciativa y creatividad de las estudiantes, que se acercó a la enseñanza de las ciencias por medio del arte. En estas aulas hubo Educación Artística antes de que ésta se incluyera casi 20 años más tarde a nivel nacional. Se destacaba la belleza, la paz, el amor a la naturaleza, lo que en mcuhas de nosotros dejó huellas que enmarcarían nuestra actividad en la vida de la comunidad, del país. Personalmente, aquí aprendí sobre el valor de la fidelidad a nosotros mismos y la belleza de la consistencia individual entre nuestras acciones, valores y principios, una verdadera lección sobre nuestra dignidad humana - y fue una semilla que no cesa de germinar, detectando, denunciando, tratando de corregir con nuestras propias vidas la injusticia, la pobreza, la falta de oportunidades.

Varias décadas atrás, en nuestros uniformes blancos y azul marino, recibimos nuestros nuestros diplomas y ramitos de flores encintados. Esa es la fotografía que no puedo encontrar. Estábamos riéndo fuerte luego de haber roto con las reglas de formalidad de la ceremonia, nos dispersamos alegres en el campo y disparamos esa foto llamando nuestros nombres en voz alta, corriendo llenas de juventud por el campo de juego al rededor del cual estaban las pérgolas. Allí en aquellos años que terminaban para siempre, habiamos escuchado respetuosas a nuestras profesoras sin darnos cuenta cabal cuánto nos habían formado e influenciado para el futuro. Recuerdo los primeros dias de invierno, grises como siempre es en Lima, pero asociando el frío, sin embargo, con la proximidad de las vacaciones de medio año en que muchas viajábamos a los lugares donde vivían y trabajan nuestros padres. Era después del desfile de Fiestas Patrias, luego de haber ensayado nuestra marcha por las calles de Magdalena del Mar, al rededor del colegio. Personalmente, me lo tomaba en serio lo de ir todas marciales, era un actividad deportiva y patriótica. Mi actividad escolar preferida era el atletismo y mi amor más grande era el Perú, sus tres regiones que ya conocía, algo nada común en los años 40 que es cuando José María Arguedas empieza a publicar su literatura que hablaba del Perú mestizo. De los cholos, de los indios, entre los que estaba yo creciendo y viendo de primera mano la realidad de la injusticia de que eran objeto A través de nuestras profesoras de Educación Física, Jenny Ramos Festini y Pepa Lora Risco, había dedicado grandes esfuerzos a los deportes que me permitían emplear mis energías, sentir la incomparable euforia de tener "una mente sana en un cuerpo sano" y de saborear mis pequeños triunfos. Mis esfuerzos se vieron premiados por dos campeonatos deportivos metropolitanos, uno en salto largo y otro en cien metros planos. Hasta hoy, lejos de mi país, habiendo dedicado más de treinta años a desplazarme con mi familia o sola por otros países, conservo mi Medalla del Campeonato Metropolitano (salto largo) de Lima.

Esta actividad me dio acceso a un mundo muy diferente al del internado. Mi querida y pelirroja amiga, Amelita Michelena - más tarde de Champín -, era nadadora reconocida. Todos los chicos se morían por ella que era tan esbelta. Era de una familia de deportistas y me llevó donde su papá quien se convirtio en mi entrenador y me hizo entrar al equipo del "Círcolo Sportivo Italiano". Vinieron tiempos de fuerte entrenamiento. Alli me codeé con famosos deportistas,. Roberto Michelena me entrenó en varios deportes, y estaba convencido que sería una futura campeona. Me hizo clasificar para los Juegos Panamericanos, pero a las finales no asistí. En esos tiempos no habían becas deportivas y menos para mujeres.

!Quién hubiera pensado que del mundo deportivo y después de haber visto mi foto en las páginas deportivas del diario "La Crónica", iba a "saltar" al mundo literario! Reconozco que una actividad me preparó para la otra, incentivando mi sentido de la belleza, primero a través de la plasticidad y dominio del cuerpo; luego por el ansia del triunfo a través de la limpia competencia. Tanto escribir como ser deportista se caracterizan por la práctica disciplinada de una actividad.

Después de nuestra graduación, nos reclamó la vida. Cada cual partió en busca de sus sueños, algunas los lograron, otras a medias, otras los transformaron. Creo que somos una generación que ha contribuido grandemente al país desde nuestras diversas profesiones y conforme el cerrado medio nos permitió. Nos tocó vivir tiempos en que las mujeres no tenían mayores posiblidades, el derecho al voto fue dado diez años después y "disfrutamos" de muchas dictaduras y golpes de estado. En otras reseñas que aquí encontrarán, podrán comprobar cuántas han destacado en sus profesiones y contribuído a la comunidad, tal como nos enseñaron las extraordinarias educadoras inspiradas por Esther Festini de Ramos Ocampo, introductora de la Escuela Activa en el Perú , educadoras que ella reunió en el entonces "Liceo Grau."

Sentí al comenzar estas líneas que los recuerdos de esos años inolvidables son una corriente muy fuerte que me inunda de sentimiento. Es que también pesa el recuerdo de las que se fueron: Anita Raffo, sembrando lentejas en el jardín, frente a nuestra pérgola. Tan alta y serena, cuidaba los brotes mientras conversábamos sobre lo que queríamos ser. Hablábamos siempre del futuro entre Chela Castro, Amelita, Eneida Astudillo, Amada Portugal, Ofelia Stucchi, Nelly Aibar, Angelita Godenzzi, Olga Cueva, Meche Torero, Violeta Donayre, Eloisa Palacios, Maria Luisa Severine Norka Febres, toda modosa. lo que íbamos a ser. Anita dijo que queria ser monja, Amelita que queria casarse con Kiko Champín, Chela y yo dijimos que queriamos vivir con Amelita. Viene a la memoria Lucy Canales, los interminables ataques de risa, nuestra afición por coleccionar insectos, ella traía gusanos peludos. Me ayudaba a coleccionar arañas. Las veíamos crecer y multiplicarse y descubrimos que se comían unas a otras .

Con Norka y Chela nos enrolamos en la Escuela de Bellas Artes de Lima. Alli pasamos una juventud maravillosa, conocimos a todos los que serian los mejores artistas de esa generacion, muchos lograron fama internacional -- y ampliamos nuestras ideas. También me matriculé en el cuerpo de Ballet de la Universidad de San Marcos que dirigía la emigrada rusa Thora Darcy. Pronto tuve que trabajar en oficinas para pagarme estos estudios. Y tuve mi primer contacto con los norteamericanos, me hice periodista no existía una escuela de periodismo, Matilde Pérez Palacio, la fundó más tarde. En 1954 empecé a publicar mis primeros poemas. Nos enseñaron en Bellas Artes grandes maestros como Sabino Springett, Ugarte Eléspuru, Emilio Goyburu, Ricardo Grau, Ricardo Sánchez, Bruno Rosetti. De Norka se enamoró el hoy superfamoso y carísimo pintor Armando Villegas, se fué del Perú hace mucho tiempo. Lilia Sotelo, amiga querida, también estás en el recuerdo. Y Meche Torero, es ella la que está en primer plano en la foto.

Salidas del colegio, conocí a la familia Torero, su mamá que preparaba dulces cuando íbamos a su casa. Pasé mucho tiempo al lado de Meche, viendo con dolor nuevo, como se le iba apagando la vida. Ella tendría apenas 18 años. Mi hermana Marcela fue también inseparable con la hermana menor y los lazos se fortalecieron más y más hasta ser nuestra vida misma.

Vivo fuera del Perú tres décadas, pero los vínculos con muchas compañeras de promoción no han desaparecido. Hemos conocido nuestros primeros amores, estuvimos en los matrimonios, cuando nacieron los primeros hijos, cuando llegaron las penas, siempre estamos solidarias.. Con Toya Sivirichi tuvimos un ansiado encuentro en Austin.. Angelita Godenzzi, en otro estado de la Unión, me ayudó por teléfono a identificar a cada cual en las fotos de las celebraciones de Agosto del 97. Converso por teléfono con todas las que puedo, escribo cuando puedo y no me contestan tan fielmente. Nada puede mermar el calor de estos lazos que constituyen nuestra vida misma, la trama de los recuerdos, la memoria: ese gran paisaje de diferentes gamas, que abarca más allá de nombres y años, y que reconoce la inmensa oportunidad de haber nacido, tenido acceso a una buena educación, sentido la afectuosa guía de los mayores, su deseo por ayudarnos a que encontráramos nuestras vocaciones, su voluntad de tocar las vidas nuestras para que más tarde tocáramos la de otros.

A ellas que nos enseñaron a pensar, a tener orgullo de nosotras mismas, a tener principios y objetivos, - va un agradecimiento largo aunque sea en la ausencia. A ellas les dediqué y dedico lo poco o mucho que me ayudaron a obtener en la vida. Francisca Palacios, Isabel de la Peña, Blanca Paz de Novoa, Jenny Ramos, Pepa Lora, Ada Sivirichi, Maria Cobián, Margarita Baroni, Regina Acuña y a la profesora de matemáticas, Edelmira Marcos, la que tenía un pajarito chiroca y a quien pido perdón por las numerosas veces que me trepé por las paredes, le robé caramelos, olí sus perfumados polvos; también porque malvadamente, le abri la puerta de la jaula a su chiroca . Cuando regresaba y la encontraba volando a la pajarita por el dormitorio del internado se echaba a perseguirla y a preguntarse en voz alta como podría haber escapado. Está en el cielo, rodeada de rombos, pirámides, rectángulos, su tema preferido. Debí haber seguido sus consejos y hacerme "cientifica" como me aconsejaba, me tomó toda la vida darme cuenta que la ciencia y la poesía marchan parejas.


Nov.1999





"Hoy como ayer (Cecilia Bustamante) ." Extramares. Ed.
Cecilia Bustamante.
Austin: Editorial Poetas Antiimperialistas de América. 28 de Septiembre de 2005.
http://cecilia-bustamante.com/extramares






Subir
Referencia
Cecilia Bustamante .  "Pagina Digital. Argentina/ Hoy como ayer (Cecilia Bustamante) ."  Extramares.  Ed.  Cecilia Bustamante.  Austin: Editorial Poetas Antiimperialistas de América.  17 de Abril de 2006.
 <  >
© Derechos Reservados