Extramares
 Actas
  English
 Poesa
  Castellano
  English
 Ensayos
 Cuentos
 Crnicas
 Entrevistas
 Actividades
 Epistolario
 Perfil
  Biografa
  Bibliografa

[an error occurred while processing this directive]
Actas
Lima - Feria del Libro 2006: Homenaje a Cecilia Bustamante (x Diana Miloslavich)
Articulos - La Conciencia socio-politica de las minorias (Cecilia Bustamante) (Red Voltaire) )
Armamento - Armas para America Latina (Cecilia Bustamante,AIS)
Poltica:El Estado, estructuras sociales y el cambio (Cecilia Bustamante)
El cuarto poder: su papel en la definicion de la Agenda Politica (Cecilia Bustamante)
Dictatorship and Democracy (x Cecilia Bustamante)
Cecilia Bustamante:Poder poltico y participacion de la mujer
La intelligentzia (Cecilia Bustamante)
Poder y Liderazgo (Cecilia Bustamante)
El aislamiento como factor de integracin (cecilia Bustamante)
Teora Crtica, Metodologa Dialogante: Paulo Freire (x Cecilia Bustamante)
Participacin Ciudadana en el Desarrollo Sustentable (x C. Bustamante)
El control del Petrleo de Oriente Medio (x Cecilia Bustamante)
En busca del Consenso (x Cecilia Bustamante)
Poder y Liderazgo (x Cecilia Bustamante)
Magda Portal: Relaciones de la mujer con las ideologas y el poder (x Cecilia Bustamante)
La Pluralidad Cultural (II) x Cecilia Bustamante
Crear la ilusin (x Cecilia Bustamante)
Mtodos de"unificacin" del Poder. La UE.Nueva Utopa? (x Cecilia Bustamante)
Intelectuales, Intelligentzia (x Cecilia Bustamante)
Actas

Actas



El aislamiento como factor de integracin (cecilia Bustamante)
Cecilia Bustamante


Opinión y Análisis -Venezuela Analitica, Caracas.

Miércoles, 29 de junio de 2005

A mi padre

Con este título aparentemente contradictorio, escribo sobre la significancia y proyecciones del aislamiento geográfico, étnico, cuando aplicados a las minorías. Delata la presencia germinal de un cambio social inminente, dentro de un tiempo histórico. De ser una presencia estática, incita a examinar la significancia y proyecciones de esta etapa del desarrollo para la vida de una nación. El aislamiento que han arrastrado los excluidos de los proyectos nacionales y del desarrollo económico especialmente, se ha abierto hoy a la posibilidad de continuar elaborando y aplicando especialmente las propuestas de José Carlos Mariátegui sobre integración. Su pensamiento está vigente mas que nunca, el movimiento integracionista pugna por estructurarse en la conciencia colectiva e impulsar la participación.

Hoy se ha definido y fortalecido una conciencia étnica, lingüística, aparentemente minoritaria, aclarando su rol con la conciencia de clase. Informados por la media alternativa (que el sistema global no puede acallar), denuncia con rebeldía su situación de desfavorecidos y explotados. El centralismo estatal aplicó sin visión futura, la discriminación de etnias, de clases sociales, y esas relaciones se han transformado en explosivas y son origen de confrontación del status quo con los pueblos originarios que están presionando, logrando espacio como fuerza política atenta a denunciar globalmente la injusticia social, el abuso del medio ambiente, el arbitrario control de los medios de producción.

En el caso del Perú, el impulso inicial y significativo del regionalismo, del macroregionalismo, es decir, el empoderamiento que recibirían las clases populares rurales, por entonces ya altamente emigradas a los centros de trabajo en la costa -, proviene del gobierno del Gral. Juan Velasco Alvarado (1969). Su Plan de Gobierno Tupac Amaru, no era perfecto. Pero le faltó el apoyo popular que cedió ante la embestida de la herida oligarquía tradicional que complotaba, aprovechando lo que ocurría en Chile -la presencia de Kissinger oficiando en el país del sur contra Allende - parecía prometernos un lógico pinochetazo en nuestro país.

La élite económica y terratieniente perdió piso desde entonces, pero consecutivos gobiernos corruptos permiten su refortalecimiento, sus alianzas no reconocen fronteras ni sentimientos nacionales. Tiene larga experiencia en el manejo del aparato del Estado, y mantiene su enclave. Sabe cómo penetrarlo. Esta habilidad de las èlites funciona sagazmente en todas partes y épocas en momentos de cambio revolucionario. Velasco, pasó a la historia, pero parece volver hoy a rescatar su justo lugar en la historia y en la memoria de nuestro país.

Es curioso el efecto secundario que está teniendo la globalización encabezada por Estados Unidos y los G-8 — en el resto del mundo. No contaron con que iba a existir un nuevo canal de educación e intercambio de ideas en el ciberespacio. Ese acercamiento de los que no tenían ni voz ni voto ha tomado como bandera la Integración, una posibilidad para el desarrollo sostenible (1), conocido ancestralmente por las culturas originaias y reactualizado hoy por los pueblos aislados luego de la conquista. Básicamente implica la protección de nuestros recursos naturales, la defensa del medio ambiente que repito ya la sabiduría tradicional de nuestras culturas pre-colombinas e incas practicaba.

El poder global necesitó desviar las conclusiones de la Conferencia de Berlín sobre Desarrollo Sostenible (1993), variar algunos acuerdos de entonces. Es necesario para el actual Imperialismo manipular tales conclusiones para poder mantener su opulento modo de vida y sus obscenos gastos en guerras de conquista. La concepción original desde las bases (municipales como fue desde su inicio esta idea, las comunidades) se hizo problemática a la larga para los planes del poder global porque al intensificarse y promoverse el papel de las comunidades, los municipios se fortalecerán y por ende la integración, por ello ahora empezamos a oír que los pueblos originarios se han convertido en eje del mal. Por medio de otros mecanismos engañosos, ensayan simplemente su férreo y programado control sobre la producción. Finalmente, pueden obviar acuerdos y tratados.

Mentes nuevas y muy bien informadas, sin embargo, proponen hoy sin temor sus ideas para aliviar el peor azote: el hambre, la realidad de esta trágica barrera sangrienta en que se puede convertir el poder político centralizado, que entretejido por lo general con las corruptas instituciones ah-hoc del Estado les es un boomerang. Se busca una equidad de participación que parece peligrosa audacia para nosotros/as e insuperable tarea ante el poder bélico del Nuevo Imperio. Pero no sólo de armas vive el hombre. Nadie puede negar que la existencia de un Estado estable se basa, en nuestro caso, en una coherente política agraria, minera — es decir nuestras mayores riquezas bien administradas que nos habrían de rendir dinero para la educación gratuita, la salud. Y por supuesto la vigilancia de nuestra soberanía.

Los pueblos originarios, los aislados, los olvidados, los excluídos, no habían desaparecido. Han despertado. Nos hablan sólidamente de su autoridad por derecho, y buscan diálogo y participación vis a vis con los Estados. Demandan desde sus trincheras ser incorporados a todas las facetas de la modernidad de la Nación - Estado, en este caso. Aunque se vislumbra al iniciarse este milenio que esos conceptos se van a redefinir, especialmente el de Soberanía. Hay que anotar que tales conceptos han avanzado casi sin modificación hasta el siglo XXI , vienen desde la Paz de Westphalia (1648) que nos dejó una ideología sobre el Estado Soberano. Pero como ahora la Soberanía es algo evanescente, quiere decir que necesitará la humanidad otro Tratado(?). Hay pensadores de avanzada como Harold Laski que ya en 1917 escribía Problemas de la Soberanía, o Jean Bodin con su contribución teorética hacia el desarrollo del moderno nación-estado. Es de ese proceso del estado-nación que empieza a surgir curiosamente este actual apocalíptico modelo sobre nación-estado que nos aplican los dueños del mundo actual: el Imperialismo.

Los pueblos originarios mientras disfrutaron de seguridad-olvido- y la protección de sus tradiciones algunas muy sabias, gozaban de la relativa seguridad, de que nadie los agrediera, ni fuera a eliminarlos culpándolos de los problemas del poder central. Ni atribuyéndoles el origen de ideologías políticas y aun así! les costó aproximadamente 70 mil muertos y desaparecidos, en su mayoría de las minorías raciales de allende los Andes, se vieron hundidos en el dolor, el abandono máximo pero ahora regresan por sus muertos y su futuro con su poder insular, ex-céntrico, externo, centrípeta y centrífugo - tema que desarrollare proximamente a base de la teoria del orden de las fluctuaciones del Nobel Prigogine y la proyecion de Ernst Jancht a las ciencias sociales - reverberantes en un continente donde el oro, el gas, el petróleo y la variedad de la riqueza natural yacen en las tierras de los pueblos originarios, incitando la ambición y agresión del Nuevo Imperio.

Al organizarse las etnias están aprendieron rápidamente cómo mejor manejar el Consenso, un proceso lógico, el acuerdo comunal, nada de literatura - para lograr a definir su status quo regional. Y luego armonizarse en macroregiones. E intentar avanzar luego hacia la integración más difícil y llena de arena movediza, aquel del status quo del Estado central, una vez que se hubiese reorganizado y saneado debidamente sus instituciones. La intensidad y direccion de este avance historico no es considerado como una inevitable realidad por los poderes establecidos.

Un recurso inalienable que poseen en este proceso las regiones es su aislamiento, una mayor autonomía natural gracias a factores como la geografía y el clima, que antes les significó el olvido. Hoy las fuerzas que se les opongan tienen que maniobrar diferentemente al rededor de esta realidad, pero el fruto de los últimos veinte años de desgobierno y corrupción del poder central, ha debilitado el tal centralismo, ha incendiado las demandas de varios millones antes olvidados. Sería inconcebible que en esta etapa se creyera nuevamente en promesas no fundamentadas con un Plan de Gobierno- hay que vigilar luego su progresiva aplicación. A menos que se quiera defraudar a los electores. Y quienes planeen cobrar por ir a calentar nada mas un curul en el Parlamento, no participe o se haga tránsfuga, hay que arrojarlos.

Tocqueville dijo que la democracia puede asfixiar la individualidad, que aunque hemos nacido iguales no necesitamos de la revolución para demostrarlo. Pero lo lógico hoy es tener una clase trabajadora revolucionaria, a mi parecer. El radicalismo naturalmente genera su contraparte que es el anti-radicalismo que se da mas fácilmente cuando no se han examinado las raíces de una revolución social. Los extremos pueden tocarse cuando la discusión se entorpece: reaccionario puede significar democrático, revolucionario puede significar contrarrevolucionario y de allí se salta a la Guerra Civil con la esperanza de obtener la Democracia. Camino repetido.

De todos modos, el grupo social y cultural nos da en principio acceso a la unidad, debe existir una ética social para entrar en participación para ser parte del todo social (Hegel). La socialización familiar, se vuelve antítesis de la sociedad civil, porque ésta toca las puertas a nuestra conciencia, individualidad asediada; porque le son necesarias para funcionar, y cuando desvirtuadas se pierde el sentido de identidad. Hegel pensaba que el Estado puede controlarlas y Marx sostenía que hay que derrocar al Estado. Sistemas de ideas y métodos de acción diferentes. De todos modos es una dialéctica: en la que existe una síntesis: el Estado. La gran sociedad civil posee individualización. Tanto Hegel como Marx examinan, parten, de Adams.

Marx toma el concepto de alienación porque no quiere identificarse con el Estado. Ser marginal es una necesaria condición. Tal vez la marginalidad (aislamiento) puede en verdad, ir fortaleciendo. Hegel considera el individualismo como destructor de la comunidad. En estos tiempos, la disensión, el conflicto se centra entre las libertades individuales, los valores acuñados en las instituciones y los del individuo. No hay mayor problema en que existiesen las normas básicas de participación y consenso, pero si son viciadas, se desemboca en la violencia. “el tormentoso encanto del terror” como coincieden Conrad, y Shelley. (v.C.B. Intelectuales, Intelligentsiawww.redvoltaire.com ).

Hay que reconocer que la manera de influenciar la política es la protesta. Dentro de su contexto concreto: la disensión, el marginalismo, que persigue minar la autoridad. Y la fatal combinación, según algunos, de democracia y nacionalismo, es en sí un detonante. Hoy, la combinación de ingredientes parece ser el terror contra el terror. Y recordar siempre que un proceso de integración necesita de señalar su diferenciación, es decir, que posee sus propias fuerzas y propiedades inmanentes para provocar y participar del cambio socio cultural. Se debe por ello, dejar espacio para que exista la discusión y la acción política. Tratar el proceso de cambio intensifica los lazos sociales que en los procesos de Integración se necesitan para estabilizar y unir el sector. El asunto demanda proponer una buena idea sobre la transición. Identificar las formas dinámicas de relación existentes en este concepto y calcular dicho comportamiento durante la praxis y luego - diseñar su implementación. Voltaire clasificó a los fanáticos como “los que no hacen nada y rezan hasta morir y los que quieren reinar y masacrar.” Agregaremos en estos tiempos lo hacen con el erario nacional y a costa de los pobres. Es evidente la proximidad de un cambio revolucionario.

Premio Nacional de Poesía del Perú
(1) Este concepto me fué inculcado en la niñez por mi padre, Ing. Agr. Carlos Bustamante Vernal, quien llamaba a su práctica “auto- abastecimiento”. Escribió sobre el tema en cuanto a la Sierra Central en su periódico La Voz del Centro, publicado en Cerro de Pasco hace medio siglo. Nunca imaginé que en el futuro, lamentablemente cuando su intenso trabajo en la zona minera y la agricultura cobró su vida — que esta hija suya representaría a Estados Unidos en la Conferencia de Berlín sobre Desarrollo Sostenible. (53 países).

EXTRAMARES@aol.com




Subir
Referencia
Cecilia Bustamante.  "El aislamiento como factor de integracin (cecilia Bustamante) ."  Extramares.  Ed.  Cecilia Bustamante.  Austin: Editorial Poetas Antiimperialistas de América.  31 de Octubre de 2005.
 <  >
© Derechos Reservados